IV CAMINAMOS CONTRA EL CÁNCER.

Archivos

UN 63 POR CIENTO DE VARONES ESPAÑOLES PARTICIPANTES EN UN ESTUDIO NO SABE CÓMO PUEDE PREVENIRSE EL CÁNCER DE PRÓSTATA

 


Madrid, 1 de julio 2009


El diagnóstico precoz de cáncer de próstata sigue siendo una asignatura pendiente para los hombres españoles, según las conclusiones de un reciente estudio realizado por el Círculo de Braquiterapia Prostática (CBP) en torno al grupo de riesgo de esta neoplasia: hombres a partir de los 50 años. Así, según este trabajo titulado «El conocimiento del cáncer de próstata entre los hombres españoles» , la mitad de los españoles no se somete a revisiones urológicas periódicas para comprobar el estado de salud de la próstata. Un dato que contrasta con el hecho de que el 72 por ciento de los entrevistados es consciente de que este tipo de tumor es el segundo que mayor índice de mortalidad provoca en hombres en nuestro país, tras el de pulmón.


El principal motivo por el que los encuestados alegan no ir al urólogo de forma periódica es el desinterés (30%), seguido por el desconocimiento (11%) y el miedo (4%). Destaca, asimismo, que un 54% asegura que su médico de familia no le recomienda la realización de revisiones urológicas, a pesar de encontrarse en la edad de riesgo de padecer cáncer de próstata.


Se ha detectado, además, un gran desconocimiento en aspectos fundamentales de este tipo de tumor, sobre todo en materia de prevención, sintomatología, diagnóstico y tratamientos. En concreto, un 63% no sabe cómo puede prevenirse el cáncer de próstata y sólo el 26% indica que la mejor manera es mediante revisiones periódicas que permitan un diagnóstico a tiempo. Sin embargo, el 46% de los varones que han participado en la encuesta todavía desconoce en qué consisten las pruebas de diagnóstico de esta enfermedad.


En cuanto a los síntomas, un 63% niega conocerlos. Además, entre los que dicen sí saber cuáles son (37%), sólo el 13% sabe que en el cáncer de próstata no hay síntomas observables hasta que la enfermedad está muy avanzada.


Por otra parte, y según los datos de dicho estudio, el 81% de los hombres entrevistados desconoce los tratamientos para combatir esta neoplasia, a lo que hay que añadir que el 43% de los que sí los identifican no sabe cuál de ellos es el más eficaz.


Ante este panorama, se detecta que los hombres españoles de más de 50 años aún no están concienciados sobre la importancia de someterse a pruebas urológicas anuales para detectar de manera precoz la existencia de cáncer de próstata, a pesar de pertenecer al grupo de riesgo de padecerlo.


Braquiterapia prostática


Cuando este tipo de tumor se detecta en sus fases iniciales, las posibilidades de curación aumentan en un 85 por ciento de los casos. Además, es posible aplicar tratamientos menos agresivos para el paciente, tales como la braquiterapia prostática.


La braquiterapia prostática consiste en la implantación de semillas radioactivas de Iodo-125 directamente en el interior de la próstata, consiguiendo unos índices de curación similares a los de la cirugía radical o la radiación externa. Además, disminuye notablemente la posibilidad de que la radiación alcance los órganos sanos adyacentes (recto y vejiga), por lo que efectos secundarios como la impotencia sexual o la incontinencia urinaria se ven minimizados, lo que permitirá al paciente mejorar su calidad de vida.


Otra gran ventaja de este tratamiento consiste en que al ser una operación relativamente sencilla, no requiere incisión quirúrgica y la estancia hospitalaria se reduce a 24-48 horas, por lo que el enfermo puede retomar sus actividades diarias en poco tiempo.


Esta técnica, además, según los expertos, no suele alterar demasiado la rutina de los pacientes que sufren cáncer de próstata. Sin embargo, sólo puede realizarse cuando el tumor se encuentra en su fase inicial, por lo cual, es fundamental que todos los hombres se realicen una revisión anual a partir de los 50 años.