IV CAMINAMOS CONTRA EL CÁNCER.

Archivos

DIA MUNIDAL CONTRA EL CANCER DE CERVIX

26 DE MARZO

DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE CÉRVIX

Cribado cervical

El cáncer de cuello de útero ocurre cuando las células del cérvix están infectadas por uno o mas tipos de VPH de alto riesgo que producen cambios anormales en las células y lentamente desarrollan un cáncer. El cribado de cuello de útero se usa para encontrar a las mujeres que tienen estas células anormales mientras están en su fase inicial precancerosa que pueden ser extirpadas para que no evolucionen a cáncer.

Quién debe ser cribada?

En España, el cribado de cuello de útero se recomienda para las mujeres a partir del tercer año de iniciar las relaciones sexuales o entre los 25 y 65 años con relaciones sexuales. Incluye también a las mujeres menopáusicas, aunque no sean actualmente sexualmente activas o tengan ligadas las trompas. Si no está segura de si debe ser cribada consulte a su médico a decidirlo.

¿Con que frecuencia se debe repetir el cribado?

El Consenso Español sobre Cribado del año 2006 aconseja:

  • Primera citología a los 3 años de inicio de las relaciones sexuales, o a partir de los 25 años de edad si la mujer es sexualmente activa.
  • Citología anual durante los primeros 2 años. Si son valorables y negativas, hay que realizar una citología cada 3 años.
  • En mujeres VIH positivas o inmunodeprimidas, citología anual.
  • Si se ha cumplido adecuadamente el programa, hay que finalizar el cribado a los 65 años.
  • El mismo proceder en las mujeres mayores de 65 años que no han seguido el programa aconsejado y antes de dar por finalizado el cribado.

¿Tiene un resultado anormal de un test?

La mayoría de resultados de la citología son normales, pero algunos no lo son. Si usted ha tenido un resultado anormal, significa simplemente que se han encontrado algunas células anormales en la citología de cuello de útero. Generalmente, esta son anormalidades mínimas y no significa que tenga cáncer. De hecho, muchas mujeres con una citología cervical anormal incluso no precisan tratamiento. Sin embargo, algunas si y todas las mujeres con un resultado anormal deben ser seguidas cuidadosamente para reducir su riesgo de desarrollar un cáncer de cuello de útero.

¿La envían a colposcopia?

Una colposcopia es una exploración simple que permite al médico, o enfermera, examinar su cérvix (cuello del útero) con mucho detalle y buscar si presenta cambios producidos por las células anormales.

Hacer una colposcopia es bastante semejante a hacer una citología de cuello de útero pero empleando para la exploración un microscopio especial, llamado colposcopio.

Si no se encuentra nada anormal al colposcopio, lo que se haga a continuación dependerá del resultado de la citología. El médico o la enfermera se lo explicarán.

Si se encuentra alguna anormalidad a colposcopia, se obtiene una pequeña muestra del área anormal (biopsia) para precisar si requiere tratamiento o no. A veces, si usted fue enviada a colposcopia por presentar en la citología de cuello de útero cambios moderados o severos (lesión de alto grado), le pueden proponer un tratamiento inmediato. Algunas mujeres lo prefieren porque resuelven el tratamiento con rapidez. Su medico o enfermera las ventajas y desventajas de hacerlo en su caso.

Tratamiento

La mayoría de células cervicales anormales desaparecerán por si mismas sin tratamiento. Algunas veces, cuando no desaparecen o son severamente anormales, deben ser extirpadas para que no se desarrolle un cáncer. Hay varios métodos de tratamiento disponibles: Crioterapia, Láser, Asa Diatérmica

Vacunación VPH

Como el cáncer de cuello de útero no puede desarrollarse en ausencia de VPH de alto riesgo, las vacunas que previenen la infección VPH también protegen frente el desarrollo del cáncer cervical. Actualmente hay dos vacunas disponibles que protegen frente a los 2 tipos de VPH mas frecuentes, tipos 16 y 18, que causan unos 2/3 de los cánceres cervicales y muchos casos de células de cuello de útero anormales así como de sus resultados citológicos anormales. Además, una de las vacunas también previene de la infección por los tipos 6 y 11 del VPH que causan la mayoría de verrugas genitales.

Los estudios han demostrado que ambas vacunas son muy efectivas en prevenir la infección por los tipos de VPH incluidos en ellas y también proporcionan una cierta protección frente a otros pocos tipos de VPH. Sin embargo, esta vacunas no protegen frente a todos los tipos de VPH que pueden conducir al desarrollo de cáncer de cuello de útero por lo que el cribado sigue siendo esencial para proteger frente a los cánceres producidos por otros tipos de VPH.

Ambas vacunas se han diseñado para prevenir la infección VPH la primera vez que ocurra y por tanto proporcionaran la máxima protección si se administran antes de que pueda ocurrir la infección VPH, por ejemplo, a las niñas pre-adolescentes antes de iniciar la actividad sexual. La implementación de programas de vacunación para vacunar a todas las niñas pre-adolescentes basados en las escuelas es una importante estrategia de control nacional del cáncer.

Los hombres también pueden infectarse por el VPH y pueden transmitirlo a sus parejas. Hay estudios en curso para evaluar el valor de las vacunas en la prevención de la infección VPH y sus enfermedades en hombres.

La vacunación VPH es un importante avance en la batalla frente al cáncer cervical. Conjuntamente, el cribado organizado de cuello de útero y la vacunación VPH ofrecerán la protección mas efectiva contra el cáncer cervical.

En España, hay en curso un programa de vacunación en curso que cubre a las niñas de 11 a 14 años.